A pesar de que en la actualidad, con los crecientes procesos de urbanización, el crecimiento de las ciudades y el auge tecnológico, existen muchas oportunidades para la formación académica, este no ha dejado de ser un proceso arduo que requiere de mucha dedicación. Te presentamos algunas técnicas para mantenerte ubicado en tus objetivos estudiantiles, sin tener que convertirte en un zombie de los estudios.

Técnicas para sobrevivir la etapa estudiantil

Todos los avances mencionados al principio implican también un incremento de las distracciones, y más aún, de las fuentes de información, lo cual a pesar de ser ventajoso en ciertos aspectos, puede resultar una piedra en el zapato para muchos jóvenes en la actualidad. Lo cierto es que a veces podemos colapsar por no saber mantener el equilibrio entre nuestras responsabilidades académicas y aquellas actividades extracurriculares.

  1. Procura mantener excelentes hábitos de sueño

El sueño permite al cuerpo, y en especial, al cerebro (centro de todo) recuperarse de toda la actividad realizada durante el día. Un buen descanso fomentará la interacción entre neuronas, lo cual facilitará los procesos de concentración, de entendimiento y retención de información, vitales para todo estudiante.

  1. Organiza el tiempo de estudio

La forma en que estudiamos repercute directamente en la calidad de nuestro aprendizaje, y sin duda alguna, en nuestro desempeño académico. Organiza sesiones de estudio unas tres o cuatro horas durante el día, con descansos de 15 minutos entre cada hora, y obtendrás excelentes calificaciones.

  1. Relaciones sociales: interactúa con otros

El ser humano necesita relacionarse con otros, es un hecho. El esparcimiento es importante, pero en una proporción adecuada. Dependiendo del punto del período académico en que te encuentres, podrás organizar salidas al parque, cine o alguna fiesta un sábado en la noche, para despejar tu mente un rato, sin que esto implique abandonar tus responsabilidades.

Con el auge del internet y el rápido desarrollo de la telefonía móvil, los celulares se han vuelto indispensables en la vida diaria de las personas, y en casi cualquier país del mundo. Sus ventajas son innegables, sin embargo, todo tiene una parte negativa, y este tema no está exento de ella. Diversos estudios apoyan la idea de que el uso del celular limita la inteligencia de las personas, aun encontrándose apagado.

Los celulares y su relación con la reducción de la capacidad cerebral

Desde el lanzamiento de los primeros modelos de teléfonos móviles, han sido muchos los que se han pronunciado ante los posibles efectos nocivos de los mismos a la vida de los individuos. Uno de los más recientes, se enfoca principalmente en su influencia sobre la actividad cognitiva, arrojando resultados realmente alarmantes.

El estudio fue realizado recientemente por la Escuela de Negocios McCombs, de la Universidad de Texas, en Austin, Estados Unidos. Consistió en aplicar una prueba a 800 usuarios de smartphones, en la que se evaluarían la capacidad de concentración, de retención y de procesamiento de datos. Para ello, el requerimiento era mantener el dispositivo móvil en silencio durante su aplicación. Esto podía hacerse simplemente dejándolo boca abajo en el escritorio, guardándolo en un bolsillo de la ropa, en el bolso, e incluso en otro recinto.

Se encontró pues, que aquellas personas que habían optado por la última opción – la de guardarlos en otro sitio – habían obtenido resultados mucho mejores en la prueba que aquellos que lo habían dejado en su mesa, o en su ropa. Se encontró una relación lineal entre la falta de concentración y la presencia del celular, y la explicación a ello resulta bastante sencilla. Para concentrarse en determinada prueba o actividad, las personas también enfocan parte de sus capacidades en no pensar en su teléfono, lo cual consume también parte de las mismas y les impide dar todo de sí.