Educar a tus hijos para que sepan qué hacer y sean responsables en un futuro

Las fiestas celebradas durante las despedidas de soltero son sin duda alguna eventos en los que tu hijo será ya mayor y lo suficientemente responsable, por ende, para saber qué debe o no hacer y que sus actos tienen consecuencias. Sin embargo es evidente que tus hijos, como los de tantos otros, saldrán de fiesta incluso antes de cumplir los dieciocho años, y eso causará en ti inseguridad e incluso algo de molestia y nerviosismo, ya que todos hemos vivido esa época y sabemos la de cosas malas que puede traer consigo la adolescencia y sobre todo ciertos excesos. Es en esos momentos cuando realmente debes de preocuparte: ya que será el principio de todo. Para que tu hijo acuda a una despedida épica aún faltarán muchos años, y para ese entonces ya estará todo dicho: sin embargo es en el principio de esta etapa de fiestas, alcohol, cigarros, drogas y excesos es cuando más atento debes de estar si realmente quieres reconducir la vida de tu hijo.

Las despedidas de soltero son todas unas fiestas con mucho riesgo

Aunque, evidentemente, si nos retrasamos aún más en el tiempo podremos evitar este tipo de intranquilidad si tenemos la seguridad de que hemos estado actuando desde su infancia, educándolo en consecuencia, y estamos certeros de que nuestro hijo llegado el momento tomará la opción correcta ya que sabrá lo que es ser responsable y que no hace falta tomar ciertos tipos de sustancias para pasarlo bien en una fiesta, ya sea durante las que se celebran en despedidas de solteros como en cualquier otra.

Por ello, debes de educar a tus hijos debidamente desde su nacimiento, para que sepan ser lo suficientemente responsables en el futuro como para que te tengas que preocupar lo mínimo por ellos(siempre te preocupas algo) cuando salen de fiesta. El objetivo es divertirse, y tristemente muchos acaban en el hospital o algo mucho peor por tomar malas decisiones: peleas, sustancias indebidas… todo ello no hace más que estropear lo que podría haber sido una bonita velada o una gran despedida de soltero.